Utrecht
Puentes y canales en la ciudad holandesa de Utrecht. Utrecht.nl

Una feria siempre es buena disculpa para conocer una ciudad. Si somos aficionados a la música y a los viejos vinilos (¿suenan o no suenan mejor?), la cita inmediata está en Utrecht. Esta ciudad holandesa albergará los próximos 23 y 24 de noviembre la feria del vinilo más grande del mundo, la Record Planet.

En esta feria se concentran más de 500 comerciantes de todo el mundoLa 40 edición de esta feria llega cargada de exposiciones, actuaciones en vivo, firmas de libros y en ella se concentran más de 500 comerciantes de todo el mundo que traerán una oferta incomparable de música en vinilo y también en CD. A esta cita acuden incluso los propios artistas en busca de sus discos originales.

El evento dará la bienvenida también a numerosos profesionales del sector de la música invitados para esta ocasión, como es el caso del artista británico Nigel Waymouth que mostrará una selección de posters originales de estética psicodélica de los años 60, algunos de los cuales forman parte de la colección permanente del Victoria and Albert Museum de Londres.

También acudirá la empresa Record Industry Haarlem, la mayor fábrica en Europa de vinilos situada en esta ciudad a pocos kilómetros de Ámsterdam, que mostrará cómo los discos son cortados antes de proceder a la grabación. Asimismo el gurú del vinilo Michael Fremer (Estados Unidos) dará su visión sobre el vinilo a los visitantes en una charla.

Y de paso, Utrecht

La ciudad de Utrecht está construida alrededor de la torre del Dom, omnipresente desde todos los puntos del casco urbano. Con esa referencia, es imposible perderse en su precioso centro peatonal. La ciudad tiene originales canales, con sótanos a nivel del agua, llenos de cafés y terrazas. Además de la torre del Dom, Utrecht cuenta con cientos de monumentos que dotan a esta antigua ciudad universitaria de un ambiente especial.

El casco histórico de Utrecht es lo suficientemente pequeño para poder descubrirlo paseando, pero lo suficientemente grande para mantenernos entretenidos durante días. La casa Rietveld Schröder, la casa de Dick Bruna, el Catharijneconvent, el Centraal Museum y el Museum Speelklok (museo de relojes musicales y organillos) son solo un ejemplo de su oferta cultural.

Para relajarnos en la naturaleza podemos pasear por el Wilhelminapark, el parque Lepelenburg, el jardín botánico o hacer un recorrido por sus canales circulares (los singels). Y si queremos más Holanda, hay que saber lo cerca que están otras grandes ciudades: solo hay 33 kilómetros a Ámsterdam, 45 a Róterdam y 53 km a La Haya.