Texturas que nos atrapan
Territorio encantado es el nombre de esta serie. Foto
Una forma de vencer a la muerte in extremis, por medio de un legado artístico que no es de naturaleza mortal.
 
A Roberto Martín, pintor  vizcaíno de 44 años, le interesa especialmente la maleabilidad del tiempo y sus  recovecos. La memoria y el olvido, las dos caras de la misma moneda, aparecen en su obra como retazos de lo que el pintor recuerda o imagina creando un espacio propio de representación.
 
Sus cuadros tienen una profunda vocación contemporánea, un interés por la materia que se traduce en un uso muy cuidado de las texturas y un juego de volúmenes muy sinuoso, al que contribuye decisivamente la técnica mixta con la que trabaja el artista. Los temas representados son motivos arquitectónicos o parajes insinuados en pinceladas muy leves que sirven a Martín para  proyectar juegos de formas o dibujar parajes oníricos.
 
Roberto Martín ha realizado más de veinte exposiciones individuales desde 1976 y sus obras han estado expuestas en galerías de California o San Francisco, en los Estados Unidos de América.
 
* Galería Cartel. C/ Pedro Antonio de Alarcón, 15.
Abierto de martes a sábado, de 10.00 a 14.00 h y de 17.00 a 21.00  h. Entrada libre.