Los matrimonios que desde este verano podrán contraer las parejas homosexuales estimulan la imaginación de los restaurantes y comercios especializados en hacer más grato ese día.

Mientras algunos optan por lo de siempre, otros rebuscan fórmulas especiales, que rompan con la boda tradicional.
En los acogedores salones de El Llobarro, en el Pla, ya cuentan con «dos parejas, una de hombres y otra de mujeres, clientes fijos», que harán allí su banquete.

Y para unos y otras prepararán «menús distintos, algo que no será posible hasta que pase mayo y las comuniones», dicen. Para ellos, «las despedidas de solteros deberán ser más llamativas, más atrevidas, pero no habrá nada estrambótico para estas bodas», adelantan.

Muñecos para la tarta

La simpática tienda Cromática (calle Colón, 8), especializada en invitaciones y obsequios de boda, dispone desde hace días de «una pareja de muñecos que representan a dos mujeres jóvenes y otra de dos chicos», que serán el remate de la tarta de cualquier convite.

Ya hay varias parejas de prometidos interesados en estas curiosas figuras –dos varones y dos féminas– de forma regordeta, al estilo de los muñecos de Hergé, el autor de Tintín, cuyo precio es de 71,92 euros.

En cuanto a la elegante casa de vestidos de novia Hannibal Laguna (Castaños, 7), no tenía hasta ayer «ninguna petición especial; aún no se dio el caso, aunque ya se dará», comentaron.
Otros salones de banquetes de referencia, como Dársena o el amplísimo espacio de Los Almendros, en Torrellano, no tienen a la vista bodas del mismo sexo.

Algunas agencias de viajes consultadas explicaron ayer que ya han acudido varias parejas y que los destinos elegidos para el viaje de bodas son Nueva York, San Francisco o Londres, que son «destinos gays».

El Partido Popular también casa

Cristina Gomis, edil del PP de Elda, casará a un militante de su partido con un conocido locutor de Radio Vivir. Gomis aseguró «no haber encontrado rechazo» en el PP y no descartó «casar a más personas del mismo sexo». El colectivo gay Decide-T anunció ayer el enlace de dos mujeres, Angi y Adriana, «nada más se apruebe la ley». Las casará la subdelegada del Gobierno, Etelvina Andreu. Angi rechaza casarse «en un Ayuntamiento del PP, después de lo mal que se han portado con nosotras».