La Policía de Sabadell (Barcelona) detuvo ayer a Marc R. J., de 27 años, que fue a la comisaria para confesar que tenía escondido en el armario de su habitación el cadáver de un adolescente de 14 años, desaparecido desde el viernes. Él mismo acompañó a los agentes hasta su vivienda. El padre del fallecido se había puesto en contacto con el presunto homicida, que era amigo de su hijo, pero éste reconoció haber visto al joven el día de su desaparición y le aseguró que desde entonces no sabía nada de él. A falta de la autopsia, todo indica que la muerte del menor se produjo por estrangulamiento y fractura de cuello. Marc R.J. ya había sido detenido el pasado mes de febrero. Entonces, el joven intentó estrangular a un niño de 8 años que, aunque resultó herido, logró salvar su vida.