Paro cardiaco
Simulación con un desfibrilador. EP

Solo el 5% de las 24.000 personas que sufren una parada cardiaca repentina fuera del hospital cada año en España logra sobrevivir a la misma, según aseguran los expertos que participan en la campaña 'Date una segunda oportunidad'.

Esta iniciativa, que ha sido organizada por la Asociación Segunda Oportunidad en colaboración con el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (Cercp) tiene el objetivo de fomentar el conocimiento para saber actuar ante un paro cardíaco.

Es necesario saber hacer una reanimación precoz y sin esperar al personal especializadoA juicio de los especialistas, conseguir que los ciudadanos tengan información sobre la gravedad del problema y lograr una intervención rápida, con técnicas de resucitación y con desfibrilación haría que sobrevivieran "el 75% de las personas".

De hecho, sostienen que éstas pueden, incluso, quedar sin secuelas, para lo que es necesario que la persona que visualice el episodio "realice una reanimación precoz y sin esperar al personal especializado". No obstante, la denominada 'Ley del Buen Samaritano', la cual exime de cualquier problema legal al ciudadano que voluntariamente realiza una reanimación, "no está vigente en España y cada comunidad autónoma aplica una normativa al respecto".

Según el presidente de Segunda Oportunidad, Antonio Alba, esta regulación "podría salvar muchas vidas", ya que una actuación a tiempo siempre puede beneficiar a la persona "y, desde luego, nunca le perjudicará".

Por ello, y para que la sociedad pierda el miedo a realizar este tipo de acciones, apuesta por enseñar en los colegios cómo funcionan los desfibriladores y lo que hay que hacer en caso de emergencia, así como por promover el conocimiento en las empresas.

Cómo reaccionar a una parada cardiaca

  • Lo primero es llamar al servicio de emergencia
  • Realizar una rápida resucitación cardiopulmonar
  • Hacer una desfibrilación temprana
  • Dejar paso al personal sanitario

Como segundo objetivo, la campaña se propone "el fomento del libre acceso a la desfibrilación". Para ello, es necesaria "la instalación estratégica de equipamientos en lugares públicos y de alta afluencia de personas, y el entrenamiento en técnicas de resucitación cardiopulmonar", afirma Alba.

El representante del Cercp, el doctor Ignacio Fernández Lozano, lamenta el hecho de que no exista un registro unificado sobre paradas cardíacas "que permita investigar y evaluar sobre resultados en salud". De ahí que destaque el proyecto 'Ohscar', el cual "pretende realizar un registro único nacional".