La mitad de los niños que necesitan gafas no las usan por desconocimiento de sus padres

  • Solo uno de cada cuatro niños en edad escolar se revisa la vista una vez al año.
  • Entre un 5% y un 10% de los preescolares, así como un 25% de los escolares tiene problemas visuales como miopía, hipermetropía o estrabismo.
  • También pueden perjudicar su desarrollo, su personalidad y su carácter.
Un optometrista graduando la vista a un niño.
Un optometrista graduando la vista a un niño.
NINGÚNPEQUESINGAFAS

Pese a la importancia que tiene la vista, solo uno de cada cuatro niños españoles en edad escolar se revisa la visión al menos una vez al año. Además, según aseguran desde el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, la mitad de los niños que necesitan gafas no las utilizan por desconocimiento de sus padres.

Los expertos recomiendan que los escolares revisen su visión "al menos una vez al año", pero solo lo hacen "uno de cada cuatro escolares", algo que se está produciendo "a pesar de la importancia que tiene la visión". Además, indican que ello puede afectar a sus notas o generar desinterés por las asignaturas.

Las limitaciones que puede producir un defecto visual en un niño son más. Pueden generarse otras que perjudiquen "su desarrollo, su personalidad y su carácter". Así lo manifiesta el presidente de esta institución, Juan Carlos Martínez Moral, que expone que "la mayoría de los padres desconoce que casi el 30% de los casos de fracaso escolar se debe a problemas visuales".

Actualmente, entre un 5% y un 10% de los preescolares, así como un 25% de los escolares tienen problemas visuales como miopía, hipermetropía o estrabismo, siendo la primera de ellas la que más aumenta.

Según el máximo representante del consejo, los niños cada vez dedican más tiempo a actividades en las que se realiza un gran esfuerzo en visión cercana, como "la lectura, ver la televisión, trabajar con el ordenador o jugar con la consola".

Además, explica que "el 10% de los niños padece ambliopía u ojo vago", ante lo que insiste en la importancia de acudir al profesional ya que "la mayoría de los niños no se quejan cuando sufren un problema visual".

Por ello, es recomendable que padres y profesores estén atentos a posibles síntomas, como pueden ser evitar tareas relacionadas con la visión de cerca, experimentar muchas dificultades con la lectura, fruncir el ceño o guiñar los ojos para mirar de lejos o de cerca, la irritación de éstos al leer o escribir o tener frecuentes dolores de cabeza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento