Reimplante de pierna
El paciente Salvador Rodríguez Racionero, a su llegada al acto de presentación del equipo de la Unidad de Reimplantes del Hospital Universitario La Paz del caso de un reimplante de pierna tras un accidente agrícola. EFE

El equipo de la Unidad de Reimplantes del Hospital Universitario La Paz ha salvado la pierna derecha a Salvador Rodríguez Racionero, quien sufrió un accidente agrícola el pasado 22 de junio en Batres, al sur de la Comunidad de Madrid.

César Casado Sánchez, médico del Servicio de Cirugía Plástica, ha explicado este viernes en rueda de prensa que las piernas del paciente quedaron atrapadas en las cuchillas de una moto azada cuando removía la tierra.

Estaba trabajando y cuando me quise dar cuenta, vi que se me enganchaban las piernasSalvador Rodríguez fue atendido inicialmente por los profesionales del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (SUMMA 112) y por el Cuerpo de Bomberos, que separaron al paciente de la máquina a la que había quedado enganchado.

"Estaba trabajando y cuando me quise dar cuenta, vi que se me enganchaban las piernas. Como pude me levanté para cortar el paso del combustible, me agarré a una valla y pedí ayuda", ha relatado Rodríguez.

"Lo último que recuerdo es que oí decir que ya estaban ahí los bomberos y luego el helicóptero", ha añadido.

"El paciente llegó al hospital en unas condiciones óptimas de estado general, traído por los servicios de emergencia, y fue separado de la máquina gracias a una actividad meritoria de los bomberos", ha explicado el doctor Casado Sánchez.

Carlos Mendoza, responsable del Centro de Coordinación del SUMMA 112, ha expresado su satisfacción con el protocolo de emergencias que siguieron para lograr el complejo traslado "en las mejores condiciones posibles" y ha agradecido su trabajo a los profesionales que intervinieron.

Sebastián Mora, del Parque de Bomberos, ha precisado que lo más difícil fue desmontar la máquina "por la posición de la víctima" y porque "estaba anclada al suelo", por lo que tuvieron que cortarla para que entrara en el helicóptero que había sido habilitado para el traslado al hospital.

Los bomberos separaron las aspas de la zona principal de la moto azada. El paciente ingresó al centro hospitalario con partes de la máquina incrustadas y "la pierna derecha catastrófica, sin vascularización, y la pierna izquierda con fractura de tibia y peroné".

La intervención de Salvador Rodríguez, que duró cuatro horas, comenzó con el procedimiento para retirar las cuchillas. Luego, los equipos de Cirugía Plástica y Traumatología trataron las fracturas e iniciaron la revascularización, así como la reconstrucción de músculos, tendones, nervios y piel.

Su pierna vuelva a ser plenamente funcional

El cirujano Casado Sánchez ha resaltado que "un elemento que marcó la intervención fue la preservación del nervio tibial, que da sensibilidad a la planta del pie", lo que condiciona que el paciente recupere la motricidad y que su pierna vuelva a ser "plenamente funcional".

"El verdadero protagonista de esta historia es Salvador, un hombre extraordinario, que se ha tomado todo con mucha filosofía y ha colaborado perfectamente en el proceso y la rehabilitación, lo cual es clave en estas cirugías", ha manifestado el doctor Casado Sánchez.

Precisará otra intervención quirúrjica"Yo estoy de maravilla", ha dicho sonriente Salvador Rodríguez y ha agregado que no le preocupa saber cuándo podrá volver a andar porque "todo llega" y "necesita un proceso".

Rodríguez relató los minutos tras la operación: "cuando me desperté, lo primero que hice fue buscarme las piernas, intentar notarlas, cuando vi que las tenía ahí, pensé que iba a ser el mismo".

Casado Sánchez ha informado de que el paciente "muy posiblemente va a precisar otra intervención quirúrgica" para que pueda caminar de nuevo con normalidad.