Durmiendo
Una mujer durmiendo. Flickr/NeilBetter

No es la solución definitiva pero puede ayudar. Cantar puede ser una buena terapia para dejar de roncar. Así lo aseguran científicos del Royal Devon and Exeter Hospital, en Inglaterra (Reino Unido).

Los investigadores han observado que el ejercicio de los músculos de la garganta que conlleva el canto puede ayudar a algunas personas a combatir sus ronquidos nocturnos. Para el estudio contaron con la directora de coro Alise Ojay, que elaboró una serie de ejercicios que los pacientes tuvieron que practicar a diario durante tres meses.

Según ha explicado Ojay a la BBC, el ejercicio consistió básicamente en cantar palabras onomatopéyicas como 'unga' en distintos tonos durante 12 minutos diarios el primer mes y 18 minutos en los siguientes.

Al acostarse, los tejidos obstruyen la garganta, la respiración es más turbulenta y forzadaLos ejercicios están diseñados específicamente para las personas que roncan porque sus músculos de la garganta se vuelven flácidos. Para ello, añade, se usan "sonidos y tonos fuertes y repetitivos".

Tras años de estudios y pruebas con voluntarios roncadores, los científicos descubrieron que estos ejercicios funcionan para los que presentan un ronquido simple o un síndrome de apnea de sueño moderado.

"Se trataba de un estudio considerablemente grande, pues contamos con 60 personas con ronquidos simples y otros 60 con apnea de sueño. La mitad de ellos estaban en los grupos de control donde no hicieron nada, mientras que los demás hicieron los ejercicios", explica Ojay.

De hecho, esta experta reconoce que, aunque los motivos por los que una persona ronca son variados, en muchos casos aparece con la edad y se debe a una falta de tono muscular de la garganta. "Cuando se acuestan los tejidos obstruyen la garganta, la respiración es más turbulenta y forzada. Aquí es cuando cualquier tejido suelto empieza a vibrar", señala la especialista.