Hiperhidrosis
En España, más de 300.000 personas padecen hiperhidrosis, exceso de sudor. Hiperhidrosis.es

Sudar, todos sudamos. Y es bueno que así sea. El sudor regula la temperatura de nuestro cuerpo. Pero cuando se suda mucho estamos ya ante una patología. Se llama hiperhidrosis.

Afecta a hombres y mujeres por igual y suele aparecer entre los 20 y los 25 añosEn España, más de 300.000 personas padecen exceso de sudor, especialmente en verano debido a los estímulos térmicos o al estrés. Se trata de una patología cuya causa es desconocida, aunque tiene un componente genético ya que dos tercios de los pacientes tienen un familiar con hiperhidrosis. Ésta afecta a hombres y mujeres por igual y suele aparecer entre los 20 y los 25 años.

Como explica el dermatólogo del Hospital Ruber Internacional de Madrid y director médico de la Clínica Sanipiel en Madrid, Adolfo Sanz, "el sudor es necesario, ya que regula la temperatura corporal, elimina el exceso de calor, expulsa restos de fármacos y reabsorbe sodio en épocas de intenso calor".

Sin embargo, se trata de hiperhidrosis primaria localizada cuando surge sin causas aparentes, no hay enfermedades de por medio y la sudoración excesiva es bilateral, simétrica y se presenta en axilas, cara o palmas de las manos o pies.

A un 30% de los pacientes les produce más vergüenza que tener obesidad o acnéLa sudoración excesiva tiene un gran impacto en la calidad de vida de las personas. No sólo les limita su forma de vestir (se ven obligados a llevar, en muchas ocasiones, ropa ancha y de color negro), sino que también les afecta a la autoestima, a la seguridad en sí mismos, un gran porcentaje llega a evitar participar en actividades sociales y hasta se ven condicionados a la hora de elegir un trabajo u otro.

En concreto, y según un estudio realizado entre personas con esta patología, un 34% piensa que sudar excesivamente en público es peor que tener miedo escénico y un 30% cree que produce más vergüenza que tener acné o sufrir obesidad.

Para hacerle frente existen hoy en día tres métodos fundamentales: los antitranspirantes clásicos como el cloruro de aluminio, la estimulación eléctrica (iontoforesis) y lo último que es el tratamiento con botox.