Logo del sitio

De brujas y brasas: qué comer en las Hogueras de San Juan

  • En la noche más corta del año, lo mágico, lo pagano y lo gastronómico se unen.
  • Chuletitas de cerdo, morcillas, choricitos y salchichas lucen mejor en las brasas.
  • De los pescados, la reina es la sardina, en el interior y en la costa.
  • Si estamos en Galicia, el punto final es la queimada… y si no también.
Costumbre arraigada en Galicia, la queimada "exige" pronunciar su conjuro.
Costumbre arraigada en Galicia, la queimada "exige" pronunciar su conjuro.
FLICKR/guillenperez

Que toda gastronomía es una disculpa para la fiesta es tan cierto como que toda fiesta es excusa para la gastronomía. Un perfecto y sabroso círculo vicioso. La inminente Fiesta de San Juan, sí, las Hogueras de San Juan, es un ejemplo perfecto.

El solsticio de verano era ya fiesta pagana, celebración y temor ante la naturaleza. Las religiones lo incorporaron y así, en la noche más corta del año, en el día en honor al apóstol, lo mágico, lo pagano y lo gastronómico se unen.

El fuego es puro rito y las hogueras, ya se sabe, tienen función purificadora. Así, en las de San Juan, arderá todo lo malo de nuestro presente y los malos augurios para el futuro, entre muebles viejos, trastos y demás enseres.

Y como estamos en mitad de una fiesta, lo dicho, toca comer y beber. Del cerdo, del que todo vale, pasando por las sardinas y otros pescados, las brochetas de todo tipo, acompañadas de buen pan y mejor aceite.

Las chuletitas de cerdo, lechal, si puede ser, son un clásico. Ganarán con un aliño previo y, cómo no, con ajo, especias, pimienta negra y aceite de oliva. El fuego de las brasas puede pedir embutidos. En la parrilla podemos preparar morcillas de arroz, choricitos y salchichas caseras o las sabrosas chistorras. Y el embutido pide pan, que pasado por las brasas resultará exquisito, como también con ajo, aceite de oliva y una pizca de sal.

Las sanas verduras también pueden pedir que les demos la brasa. Cebolla a la plancha, tomate, calabacín, pimiento o berenjena pueden dar lo mejor de si con la ayuda del fuego.

De entre los pescados, la reina es la sardina, que se disfruta en la costa pero también en las hogueras de interior. Basta con limpiarlas bien, impregnarlas con sal y que se hagan enteras. Como dicen en Galicia: "Por San Xoán a sardiña pinga o pan". Las disfrutan allí como también hacen en las playas de Málaga, con la tradición de los espetos.

Otros pescados o mariscos pueden acercarse a las bardas si con ellos formamos brochetas. Así podremos disfrutar de gambas, langostinos, calamares, sepias y cualquier pedazo de pescado blanco.

El punto final, si estamos en Galicia, es la queimada –aunque su mágico encanto ya se celebra en otros territorios patrios–. Se trata de aguardiente, frutas, granos de café y azúcar. Con fuego encendemos el alcohol y el maestro –que lo hay– juega a elevar el líquido y con éste las llamas y el embrujo. Solo queda recitar el conjuro, el esconxuro:

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas;

demos, trasnos e diaños;

espíritos das neboadas veigas,

corvos, pintegas e meigas;

rabo ergueito de gato negro

e todos os feitizos das menciñeiras...

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento