Decenas de presos intentan agredir al parricida de Elche

La rápida actuación de dos funcionarios del centro penitenciario de Fontcalent, en Alicante, evitó la posibilidad de que el supuesto parricida de Elche J. M. M., de 35 años, resultara agredido el pasado sábado en uno de los patios por un grupo de reclusos. Instituciones Penitenciarias confirmó ayer que varias decenas de internos «zarandearon, insultaron e increparon» al presunto autor de la muerte de su esposa y sus dos hijos, de 6 y 2 años, a los que él mismo confesó haber matado a mazazos la pasada semana en Elche. Las mismas fuentes explicaron que el recluso exhibe un carácter frío en el que no muestra remordimientos por el delito del que se le acusa y, al parecer, esto hizo que no pidiera a la dirección una protección especial con respecto al resto de internos, petición que cuando se efectúa se suele conceder «automáticamente».
Mostrar comentarios

Códigos Descuento