Segunda fumata negra en el Vaticano

Desde las nueve de la mañana del martes los 115 cardenales con derecho a voto han permanecido encerrados por segundo día consecutivo en la Capilla Sixtina. Hubo dos votaciones, pero la primera fumata del día fue negra. Los cardenales no habían tomado aún una decisión. 
Clamor en el Vaticano
Clamor en el Vaticano

Desde las nueve de la mañana del martes los 115 cardenales con derecho a voto han permanecido encerrados por segundo día consecutivo en la Capilla Sixtina para elegir al nuevo Papa. Hubo dos votaciones por la mañana.

Aunque no ha trascendido nada de lo ocurrido, los vaticanólogos consideran que la votación de ayer fue de tanteo, para medir las fuerzas de cada sector.

Los objetivos de cientos de cámaras y centenares de fieles volvieron a San Pedro. Todos miraban a la chimenea de la que ya había salido una vez humo negro.

Las radios y televisiones de todo el mundo hacen conexiones en directo con El Vaticano para contar lo que allí está ocurriendo. Pero a pesar del interés periodístico nada nuevo se sabe. Dentro de los muros de la Capilla Sixtina todo es secreto.

Los expertos aseguran que los verdaderos tapados, protegidos por los cardenales de más peso (como Ratzinger y Martini) , comenzarán a hacerse conocer a partir de mañana. Esto ocurriría en el caso de que las votaciones de hoy sigan sin arrojar mayoría para los candidatos más visibles.

La impresión general es que el cónclave será corto y que los cardenales llegaron al precónclave con las ideas relativamente clara. La duración media en el siglo XX ha sido de tres días.

La primera fumata negra

La chimenea de la Capilla Sixtina emitió ayer a las 20.06 horas el humo negro que anunció que no hubo acuerdo entre los cardenales sobre el futuro papa. La expectación en la Plaza de San Pedro era enorme, 40.000 personas y miles de periodistas estaban pendientes de la chimenea.

Ninguno de los "papables" ha conseguido el suficiente número de votos en la primera votación del cónclave, que duró menos de tres horas. Hoy habrá otras cuatro votaciones, dos por la mañana y otras dos por la tarde. Por ahora sigue sin haber acuerdo.

Primera procesión ante las cámaras

Ayer, acompañados por un coro entonando cánticos en latín, los 'príncipes de la Iglesia' caminaron en una colorista procesión hacia la capilla renacentista, donde el fresco de Miguel Ángel representando El Juicio Final será testigo de las deliberaciones. Por primera vez en la historia se dejó a las cámaras presenciar el acto, convirtiéndose así en el cónclave más mediático de la historia.

Previamente, el cardenal Joseph Ratzinger, de tendencia conservadora y considerado uno de los favoritos para convertirse en el próximo Papa, dijo a sus compañeros prelados que deben elegir un nuevo pontífice que rechace los intentos de modernizar la doctrina y defienda las enseñanzas tradicionales y rechace los intentos para modernizar la doctrina.

EL CÓNCLAVE, PASO A PASO:

  • Lunes: 16.30 horas: Los 115 cardenales electores se desplazan en procesión del Aula de las Bendiciones del Palacio Apostólico hacia la capilla Sixtina, recitando letanías.
  • 16:50 horas: Después de invocar al Espíritu Santo, los cardenales juran secreto sobre todo lo que ocurra en el cónclave, así como fidelidad al que será el nuevo pontífice.
  • 17:35 horas: El Maestro de Ceremonias Litúrgicas Pontificias ha pronunciado la frase "Extra Omnes". Los ajenos al cónclave, entre ellos los medios de comunicación, han abandonado la Capilla Sixtina. Los 115 cardenales comienzan ahora las deliberaciones en una reunión cerrada. Aún no se sabe si hoy habrá votación.
  • 19.30 horas: Miles de fieles, curiosos, periodistas y fotógrafos se congregan en la plaza de San Pedro esperando la primera fumata, que deberá despedir humo negro, gris o blanco.
  • 20.05 horas: Fumata negra en la primera elección. La votación no ha logrado elegir al primer papa del tercer milenio. Los cardenales se trasladan a la residencia Santa Marta y allí siguen las reuniones entre los diferentes grupos.
  • Martes: 12.00 nueva fumata negra.

LA CAPILLA SIXTINA:

Sigue siendo el lugar para la elección y todo lo que se haga o diga allí durante el Cónclave es secreto. Para garantizar ese secretismo, los especialistas han hecho precisos y severos controles al objeto de impedir la instalación de medios audiovisuales de grabación y trasmisión exterior. Por primera vez, los purpurados se alojarán en una residencia de lujo.

Así es la votación:

Abolidos los modos de aclamación y por compromiso, la elección se hace por escrutinio secreto. Para que sea válida la elección del Romano Pontífice se requieren los dos tercios de los votos, calculados sobre totalidad de los electores presentes. Teniendo en cuenta los 115 electores, son necesarios 77 votos.

COMIENZO DE LAS VOTACIONES

El lunes sólo se produjo una votación. Los cardenales tenían libertad para decidir cuándo se producía la primera votación, pero prefirieron empezar en seguida. A partir del martes están previstas dos votaciones por la mañana y otras dos por la tarde.

PAPELETAS

Las papeletas tienen forma rectangular y llevan escrita en la mitad superior las palabras ELIGO IN SUMMUM PONTIFICEM, mientras que la parte inferior está en blanco para que se escriba el nombre del elegido. Cada cardenal debe escribir el nombre del elegido, pero con una caligrafía que no identifique al autor. Una vez escrito el nombre, cada cardenal llevará la papeleta hasta la urna. Delante de los escrutadores pronunciará el juramento:

"Pongo por testigo a Cristo Señor, el cual me juzgará, de que doy mi voto a quien en presencia de Dios, creo que debe ser elegido".

Si alguno de los cardenales electores no puede ir hasta el altar a llevar su papeleta, un escrutador se encargará de hacerlo, después de que el purpurado pronuncie la fórmula.

RECUENTO DE LOS VOTOS

Una vez que todos los cardenales electores hayan introducido su papeleta se procede a contarlas. Si el número de las mismas no corresponde al de electores se procederá a quemarlas inmediatamente y se realizará una segunda votación. Concluido el escrutinio, se suman los votos obtenidos por los diferentes nombres y se anota. El último escrutador que lee las papeletas las va perforando con una aguja en el punto donde aparece la palabra ELIGO y la inserta en un hilo.

QUORUM

El "quorum" válido para la elección es inicialmente de dos tercios.

Si pasaran tres días, pausa

Después de tres días de escrutinios sin resultados positivos, las votaciones se suspenderán durante un día para una pausa de oración y coloquio entre los votantes. A continuación volverán a celebrarse tres tandas de siete votaciones, con sus respectivas pausas. A partir de ese momento se pasará a elegir Papa entre los dos cardenales que hayan obtenido en el último escrutinio el mayor número de votos. La normativa exige que el elegido

Mostrar comentarios

Códigos Descuento