Cansado de ser fumador pasivo, un lector envió hace casi un año una carta a 20 minutos quejándose de la situación. Muchos la leyeron y se pusieron en contacto con él a través de su correo electrónico. Al poco tiempo hicieron una recogida de firmas pidiendo que se cumpliera la normativa que prohíbe fumar en el Metro.

Fue entonces cuando este grupo de lectores, que no se conocían entre sí, decidió dar un paso más: crear una entidad que defendiera sus intereses. Tras meses de reuniones acaban de poner en marcha nofumadores.org una asociación –con su propia página web– en la que «no pretendemos convencer a nadie para que deje de fumar, sólo que se cumpla la ley y se respete el derecho de los no fumadores a vivir sin tabaco», explica Raquel F. Megina, portavoz de la asociación.

Entre sus objetivos más inmediatos se encuentra una nueva recogida de firmas en su web, pero esta vez en una carta abierta a la ministra de Sanidad.

En su página hay además pistas sobre cómo poner una denuncia, información sobre los fumadores pasivos o dónde hay lugares de ocio libres de humo.