El portavoz del Mando Cental estadounidense en Qatar, general Mathew MacLukland, entrevistado por la cadena de televisión Al Yazira, confirmó que hay al menos 31 muertos y un número indeterminado de heridos, pero no especificó si se ha tratado de un accidente o un atentado.

Aunque algunas fuentes habían informado en un primer momento de que el incidente tuvo lugar en Hawiya, cerca de Kirkuk, en el norte de Irak, el general dijo que había ocurrido en el oeste del país.

Además, cuatro soldados estadounidenses han muerto en diferentes misiones de seguridad en la provincia de Al Anbar (oeste del país), según un comunicado militar estadounidense, a los que además hay que sumar otro muerto por fuego de mortero en un barrio del norte de Bagdad.

Esto eleva a 36 el número de soldados estadounidenses muertos en Irak en un solo día, lo que hace de esta jornada la más sangrienta sufrida por las tropas iraquíes en la posguerra.