Google
Dos chicas usan sendos ordenadores portátiles frente a un gran logo de Google. GTres

El viernes pasado, todos los medios de comunicación se hacían eco del acuerdo entre Google y los editores de prensa franceses según el cual el gigante de Internet tendrá que desembolsar 60 millones de euros, ¿pero para qué? No se trata de un pago para poder enlazar los contenidos de los medios galos sino de algo bien diferente, tal y como explica Enrique Dans en su blog. Estas son algunas de las claves del culebrón:

¿Por qué se enfrentan Google y Francia?

La batalla entre Google y los medios franceses dura ya varios meses. Desde finales de octubre, el gobierno francés cedió a las presiones de los medios y amenazó con legislar si Google no convenía con los editores un mecanismo de remuneración por el uso de sus contenidos. El pasado día 16 concretó esas amenazas al señalar que, a falta de compromiso entre las dos partes, crearía una "medida legislativa y fiscal" e incluso habló de una "tasa Google", es decir, el pago de derechos de autor a la prensa por incluir sus titulares y fragmentos de sus textos en los resultados del buscador.

¿Qué solución ha encontrado Google?

Ante este chantaje de Françoise Hollande y el ejecutivo francés, las alternativas de Google eran pagar a los editores, dejar de enlazar a los medios franceses o incluso abandonar su negocio allí, medidas poco realistas, especialmente las dos últimas puesto que la compañía obtiene miles de millones de euros anuales en Francia gracias a la publicidad. Sin embargo, Google ha encontrado una solución menos perjudicial para su negocio, ya que evitan el pago de una tasa, y que además parece haber satisfecho al lobby mediático: la creación de un fondo de 60 millones de euros gestionado por ingenieros de Google y destinado a financiar proyectos de desarrollo web que ayuden a los medios a realizar la transición digital y fomentar la innovación.

¿Qué implica la creación de este fondo?

La medida resultante de este conflicto genera no pocas dudas ya que implica que Google debe ayudar a los medios, económica y administrativamente, a realizar una transición que éstos han tenido años para hacer. Hasta el momento, el gigante de Internet ha facilitado a los diarios online, mediante enlaces, muchísimo tráfico web que ellos han podido rentabilizar como han querido (al parecer de forma bastante poco efectiva). Ahora, Google, para poder seguir funcionando con normalidad, se ha visto obligada a ayudar activamente a los medios de comunicación franceses a acelerar su paso del mundo analógico al digital y, una vez aquí, colaborar con ellos para que sean capaces de generar dinero en Internet.

Riesgos para Google

Este acuerdo sin precedentes hace pensar que otros países podrían decidirse a presionar a Google, como lo ha hecho Francia, para obtener unos beneficios similares a los logrados por los medios galos. De hecho, la relación de la compañía de Internet con la prensa tiene una historia de conflictos en varios países como Bélgica, donde Google no puede enlazar a los medios.