Gredos a caballo
Cabalgando entre montañas, desfiladeros, bosques y ríos. gredosacaballo.com

Dejar atrás la ciudad y fundirse con la naturaleza. Descubrir paisajes espectaculares y atravesar cañadas y rutas de trashumancia, viendo de cerca especies protegidas, como la cabra montesa y el águila real, es una experiencia inolvidable, sobre todo si se disfruta a lomos de un caballo. Una aventura para compartir con toda la familia en la Sierra de Gredos.

Por las Cañadas Reales

Nuestro paseo a caballo se inicia en la localidad abulense de Hoyos del Espino, un lugar idóneo por su ubicación porque permite acceder sin demora a parajes vírgenes y de una belleza singular. Hasta allí llegamos en coche por la carretera C-500, viajando 67 kilómetros desde Ávila o 187 desde Madrid.

En Hoyos nos esperan los guías que nos acompañarán en esta ruta ecuestre. Desde hace más de 25 años, sus caballos de pura raza sirven de vehículo para que los amantes del turismo rural disfruten de la sierra desde otra perspectiva.

Empezamos en Hoyos del Espino, para acceder sin demora a parajes vírgenesPodemos elegir entre un sinfín de itinerarios. Las amazonas y los jinetes más expertos tienen la posibilidad de recorrer las Cañadas Reales, que atraviesan Soria, Cáceres, Zamora o Salamanca. Incluso podrían llegar hasta Galicia, partiendo desde la Puebla de Sanabria y cabalgando a través del Camino de Santiago. Se trata de un circuito largo, que dura más de una semana y que incluye acampadas y noches al raso.

Pero si no disponemos de tanto tiempo o simplemente queremos iniciarnos en la monta, podemos optar por una excursión de dos horas o de medio día, con pausa incluida. La trocha de Hoyos a Navacepeda es nuestra elección. Este camino, de unos ocho kilómetros, sigue el margen derecho del río Tormes, por bosques frondosos de pinos y por praderas que atraviesa el ganado trashumante.

Vías romanas y las primeras nieves

La excursión también tiene un contenido histórico. Río abajo atravesamos dos antiguas vías romanas: la leonesa, que llegaba hasta Mérida, y la de la Plata, que unía Sevilla y Astorga. Hoy se encuentran dentro del Camino de Santiago mozárabe. Retazos de esa historia asoman a nuestro paso; a lomos de los caballos, divisamos un empedrado y un puente que, aún sin catalogar, bien podrían ser vestigios romanos.

Se funden montañas, glaciares, bosques, desfiladeros y ríosAl llegar a Navacepeda hay que hacer una parada obligada para reponer energías antes de regresar a Hoyos. Siguiendo de nuevo el margen del río Tormes, pero esta vez en sentido contrario, atravesaremos un fantástico bosque de robles centenarios.

Realizar esta excursión ecuestre en otoño incluye un valor añadido porque, a estas alturas del año, ya se ven las primeras nieves que cubren el pico Almanzor, la cumbre más alta (2.592 m) de esta cadena montañosa que atraviesa las provincias de Madrid, Cáceres, Ávila y Toledo. Desde ahí, se domina la zona oriental y la Reserva Nacional de Sierra de Gredos.

En resumen, recorrer la sierra a caballo permite descubrir un paisaje único en el que se funden altas montañas, glaciares, desfiladeros, bosques y ríos y en el que habita una importante muestra de fauna salvaje.

Algunas pistas

Nuestro viaje a Gredos podemos combinarlo de muchas maneras:

  • Si quieres añadir un recorrido cultural, puedes ir a Ávila y seguir la Ruta de Santa Teresa.
  • Si te gustan los paisajes poco alterados, viaja desde Cercedilla a Cotos con el Tren de la Naturaleza.
  • Si viajas en familia, visita los castillos que se encuentran entre los valles del Tiétar y Alberche.
  • Si optas por los deportes de aventura, te sugerimos un descenso en canoa por el río Tiétar.