La Agencia de Protección de Datos (APD) ha sancionado, por primera vez en España, a una persona física (un particular de quien sólo se informó que es madrileño) por envío masivo de spam (correo electrónico no deseado), y ha impuesto al autor una multa de 30.001 euros. Actualmente hay un centenar de investigaciones abiertas, según la APD.