Uno de los miembros de la asociación, Dabi Lahiguera, se encargó de presentar las jornadas en la Biblioteca de Aragón.

¿De qué se va a hablar en estas jornadas?

Se centran en la comisión organizadora del II Congreso de la Lengua Aragonesa, que se ha formado este año y que pretende crear una Academia de la Lengua Aragonesa.

¿Cuál sería su función?

Es una institución necesaria para representar a todos los que hablan aragonés y para fijar unas pautas comunes. Además, se encargaría de elaborar un diccionario actualizado.

¿Cuánta gente habla aragonés?

Unas 10.000 personas lo usan cotidianamente y otras 5.000, más o menos, lo conocen un poco o lo están aprendiendo.

¿Cuál es el futuro de la lengua aragonesa?

Está en una situación crítica, pero hay que evitar que muera. Ha sufrido un retroceso desde hace tres o cuatro siglos, pero se ha empezado a recuperar y cada vez hay más gente que se interesa por aprenderlo.

¿Qué habría que hacer para impulsarlo?

Debería haber una asignatura optativa en las escuelas e iniciativas culturales. Ya se crea cultura en aragonés: libros, documentales... Y eso es algo muy beneficioso para su impulso. 

BIO

Dabi Lahiguera nació en Zaragoza, tiene 29 años y conoce el aragonés desde los 16 años. Es físico y trabaja como profesor de secundaria.