Algunos médicos ya no sedan a enfermos por miedo
. Foto
Los médicos le están cogiendo miedo a la sedación paliativa tras el escándalo del hospital de Leganés. Ésa es la impresión del presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, Antonio Antón.

«Ya está pasando. Los facultativos no ofrecen sedación a los enfermos terminales porque se plantean dudas que en otro momento no tenían», aseguró ayer Antón, por la reacción negativa que el caso del Severo Ochoa ha generado entre pacientes, familiares y profesionales.

«No se puede permitir que haya pacientes a los que no se seda por lo ocurrido», concluyó Antón, que es también jefe de Oncología del Miguel Servet de Zaragoza.
Mientras, los profesionales del Severo Ochoa siguieron reclamando la destitución de Lamela y defendiendo su servicio de urgencias. El jefe de anestesia, Joaquín Insausti, pidió la intervención de la Agencia de Protección de Datos tras la publicación de datos personales de los pacientes en los diarios El Mundo y El País.

La presidenta de la junta de personal del centro, Isabel Serrano, denunció en el juzgado las amenazas anónimas que ha recibido.

Visiones opuestas

Los distintos periódicos que han publicado datos confidenciales sobre pacientes hacen interpretaciones opuestas. Mientras El Mundo señala que el 90% de los enfermos del doctor Montes murió al poco tiempo, El País dice que todas las actuaciones están justificadas.

UN MES DE CRISIS

8 de marzo: Una denuncia anónima alerta de la posible administración irregular de sedantes a pacientes terminales en el hospital Severo Ochoa con resultado de 400 muertes. Lamela releva al jefe de urgencias, Luis Montes, e inicia una investigación.

11 de marzo: El caso se filtra a la prensa. La Consejería lo confirma.

16 de marzo: Los trabajadores se movilizan en apoyo de Montes.

22 de marzo: Lamela comparece ante la prensa. Su investigación señala 57 casos con irregularidades. Destituye al gerente y al director médico del centro.

29 de marzo: Montes defiende su gestión en una rueda de prensa.

31 de marzo: La Fiscalía no ve indicios de delito.

1 de abril: Huelga de 24 horas en el hospital para pedir a Lamela que dimita.

7 de abril: El consejero Lamela defiende su gestión ante la Asamblea de Madrid. Oposición, sindicatos y vecinos piden a Aguirre su destitución.