Los 85.000 usuarios de la Red de la Universidad de Granada enviaron y recibieron en 2004 treinta millones de correos electrónicos, de los cuales siete millones estaban infectados. Según Antonio Ruiz Moya, director del Centro de Servicios de Informática y Redes de Comunicaciones (Csirc) de la institución académica, «en un día las redes soportan más de 100.000 e-mails, el 23% de ellos con virus».

El entramado informático de la Universidad es uno de los más importantes de Europa: 85.000 usuarios, 12 nodos (equipos informáticos conectados), 2.000 clientes enganchados desde casa y una red de fibra óptica de 900 kilómetros, «aproximadamente, la distancia que existe entre Granada y Gerona».

‘Hacker’

Ruiz Moya reconoce que el año pasado «hubo 137 incedientes graves, acciones, tanto de dentro de la red como de fuera, que tenían la intención de hacer daño». Sin embargo, los llamados hackers  no pudieron acceder. «Las medidas de seguridad», matiza el director, «son buenas y en la mayoría de los casos detectamos los virus. Claro que también habrá bastantes que se cuelan, pero es imposible de saber cuántos».

La potencia y velocidad de la Red es tan importante «que en un segundo se podrían enviar 1.575 copias de El Quijote». La comparación, «hecha al azar», unida al servicio de supercomputación permiten hacerse una idea del volumen de trabajo que soportan los cincuenta técnicos del servicio. «Sólo el año pasado en el área de supercomputación se procesaron 9.000 trabajos de investigación imposibles de calcular con un ordenador». Las cifras no están nada mal para un servicio que comenzó a funcionar «hace treinta años».

Biblioteca electrónica

La Universidad de Granada tiene 2.000 libros y 6.230 revistas colgadas en su página web. El servicio permite que cualquier  usuario pueda acceder a la lectura de estos ejemplares de forma gratuita. Ahora, además, se están digitalizando el fondo antiguo de volúmenes.