El juez Baltasar Garzón afirma en un auto que el jefe de seguridad del PSOE, Fernando Mariscal, "en ningún momento ha sido objeto de investigación, ni ha sido imputado, ni existen indicios para hacerlo", en relación con el "chivatazo" a ETA sobre una operación policial contra su red de extorsión.

Al parecer, este chivatazo se habría realizado desde un teléfono del PSOE y estaba destinado a Joseba Elosúa, jefe de la red de extorsión de la organización terrorista.

Garzón desestima, así, las denuncias formuladas por el sindicato 'Manos Limpias'
En la resolución, el magistrado de la Audiencia Nacional
desestima las querellas y denuncias formuladas por el sindicato Manos Limpias -sin representación en ningún centro de trabajo y liderado por el ex dirigente del partido de extrema derecha Fuerza Nueva Miguel Bernard- contra Mariscal.

Además, Garzón acuerda levantar parcialmente el secreto sobre esta investigación en lo que se refiere al jefe de seguridad del PSOE "ante el perjuicio, probablemente irreparable, que se le ha podido producir por la publicación de datos inexactos y falsos".

Zapatero remite a Rajoy a los jueces

Por su parte, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dudó este miércoles de que Mariano Rajoy tenga muy claro qué es una democracia, le instó a que el PP "respete alguna vez a la Justicia" y le remitió a las resoluciones de los jueces ante el supuesto "chivatazo" a ETA desde un teléfono del PSOE.

Zapatero respondió así a una pregunta de Rajoy, en la que el presidente del PP acusó al jefe del Ejecutivo de esconderse detrás de los jueces y de volver a "los peores tiempos del felipismo".