«Los más peligrosos son los que duran poco tiempo en verde porque los peatones se impacientan y cruzan cuando no deben», explicó uno de los agentes, que citó los pasos de Fernando el Católico con Bretón y de la avenida Goya con avenida Teruel, como algunos de los más conflictivos.

La gente que pasaba ayer por el Camino de las Torres miraba con curiosidad a los agentes, quienes, situados en las aceras, soportaban el frío estoicamente. Ninguno atravesó el paso con el semáforo en rojo.

Todos coincidieron en que es una buena iniciativa y reconocieron que muchas veces cruzan la calle irregularmente. Los policías vigilaron a peatones y vehículos durante media hora y después marcharon a otro paso de cebra para seguir reclamando precaución a todos.