La Administración de Fármacos y Alimentos  de EEUU (FDA) ha recomendado no comer espinacas frescas en todo el país debido a la aparición de una bacteria, e. coli, que habría infectado ya a más de cien personas y habría provocado una muerte.

Hace una semana el gobierno alertó sobre el consumo de espinacas envasadas, pero desde este lunes el aviso se ha extendido por prevención a las frescas, según publica la cadena CNN.

"Todavía no sabemos si la bacteria se encuentra en los envases", explicó Robert Brackett, de la FDA, que reconoció que varios inspectores trabajan para determinar el origen de la infección.

"Podría provenir del agua que se utiliza en el riego, de animales, de los agricultores...", añadió.

Los productores de espinacas del país están voluntariamente retirando sus productos de los comercios.

Una muerte y 109 intoxicados

Los problemas gastrointestinales causados, presuntamente, por las espinacas, provocaron la semana pasada la primera muerte en el estado de Wisconsin.

Fuentes de la Administración de Fármacos y Alimentos detectaron intoxicaciones en nueve estados, el último de ellos en Ohio.

La bacteria e.coli provoca fuerte diarrea y aunque los adultos con buena salud pueden recuperarse en una semana, algunos niños y ancianos desarrollan fallos renales que pueden ser fatales.