Ojos verdes
Ojos verdes. ARCHIVO

Si en la oscuridad todos los gatos son pardos, en la oscuridad todos los ojos son miopes. Es un fenómeno universal del ojo humano que han descubierto científicos de la Universidad de Murcia y que explican en la revista PLoS One. La causa está en un fallo en el sistema de acomodación del ojo.

La miopía nocturna es un misterio que "traía de cabeza a astrónomos y militares desde el siglo XVIII", según los autores de este trabajo, que tras concluir su investigación admiten que el impacto en la visión es menor de lo que se creía, por lo que no sería necesario usar gafas o lentillas especiales para corregirla.

Hubo un tiempo en el que la miopía nocturna se consideró secreto militarLa miopía nocturna fue bautizada así y descrita por primera vez en 1942 por dos españoles, los especialistas en óptica, José María Otero y Armando Durán, aunque mucho antes ya era objeto de preocupación en los bandos combatientes de la II Guerra Mundial.

Alemanes, británicos y estadounidenses encerraban a sus vigías en cuartos oscuros para adaptar sus pupilas a la noche y pudieran avistar la llegada del enemigo. "Hubo un momento en la historia en el que conocer la magnitud y los procedimientos para corregir la miopía nocturna se consideraban secretos militares", explica a la agencia SINC uno de los autores del estudio, Pablo Artal.

No obstante, el fenómeno es conocido desde finales del siglo XVIII y ha interesado a célebres científicos como Lord Rayleigh, quien reconocía haberse percatado de que "en una habitación casi a oscuras era claramente miope".

Técnicas usadas en astronomía

Ahora, científicos de la Universidad de Murcia han descubierto mediante una técnica utilizada en la astronomía que la miopía es un fenómeno universal del ojo humano durante la oscuridad. Este fenómeno se debe a un mecanismo de sobreacomodación del cristalino del ojo en la oscuridad, y afectaría por igual a miopes y no miopes.

Hasta ahora se creía que este fenómeno mermaba la agudeza visual en un 15%En su laboratorio desarrollaron un dispositivo experimental basado en la óptica adaptativa, una técnica de la astronomía que elimina el efecto de turbulencia atmosférica en los telescopios.

Con este instrumento de luz infrarroja, midieron el nivel de miopía inducida por la oscuridad en el ojo en diferentes condiciones ópticas, haciendo mediciones en ocho sujetos con visión normal, con edades comprendidas entre los 24 y 49 años.

Al carecer de la tecnología para realizar mediciones más precisas, hasta ahora se creía que este fenómeno mermaba la agudeza visual en un 15%, que se producía una miopía de 1,5 dioptrías (una cifra muy significativa) y que era el posible detonante de muchos accidentes de tráfico.

De hecho, en la década de los 80 se popularizó el uso de gafas especiales durante la conducción nocturna para corregir la pérdida de agudeza visual.