El presidente del Gobierno quiso reconocer la labor de la derecha democrática, los nacionalistas y los comunistas en la transición y aprovechó para pedir paciencia en el proceso de paz en Euskadi. Zapatero adelantó que en 2007 habrá nueva regulación del agua y del suelo y nuevas leyes del libro, del cine y de la música, pero no quiso desvelar el candidato de su partido a la Alcaldía de Madrid.