Juan Lado, el agresor del perro (i), y Federico Real, el veterinario (d). (You Tube)
Juan Lado, el agresor del perro (i), y Federico Real, el veterinario (d). (vía You Tube) You Tube

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPA) ha solicitado al Gobierno una reunión con carácter de urgencia tras los hechos ocurridos en Galicia, donde un perro fue apaleado hasta la muerte por su dueño mientras era ovacionado por un grupo de espectadores.

La principal demanda de la FAPA es la elaboración de una ley nacional de protección y defensa de los animales para terminar con el tratamiento desigual que reciben este tipo de delitos según la Comunidad Autónoma en la que suceda.

Una falta muy grave en Madrid constituiría inhabilitación para la tenencia de animales; en Galicia, sólo una multa

Así, por ejemplo, la asociación destaca que quien comete una falta muy grave en Madrid puede ser inhabilitado para la tenencia de animales durante 10 años, mientras que en Galicia solamente se le impondría una multa.

Pasado el tiempo,  el maltratador podría volver a tener un perro en esta Comunidad, como ha ocurrido con el caso de Galicia.

Paralelamente, la FAPA reclama una modificación del Código Penal que clarifique la ambigua redacción actual del Art. 337, referente al maltrato animal, y una imposición de penas de cárcel acordes con la gravedad del caso.

Una multa de 6.000 euros

El caso que ha despertado la indignación de las asociaciones protectoras de animales de toda España es el de un vecino de Ribeira (A Coruña), Juan Lado, que fue denunciado por apalear brutalmente a una pareja de pastores alemanes, de los que el macho murió y la hembra resultó gravemente herida.

Los hechos fueron grabados por F. R. S., veterinario y vecino del agresor, sobre el que también pesan una orden de alejamiento, así como sendas condenas por destrozos y agresión al veterinario, quien se ha visto obligado a pedir protección policial.

El caso se saldó con una multa de 6.000 euros para Lado, a quien no se le inhabilitó para tener animales.

La FAPA denuncia que el agresor podría estar volviendo a maltratar animales.