Las estrellas del dictador
Sobre el escudo preconstitucional el distintivo con las 4 estrellas de 4 puntas del generalísimo Franco (Paco Ayala).
Francisco Franco sigue presente en Granada. La insignia militar que durante 40 años de dictadura lució el generalísimo adorna el manto de la patrona de la ciudad, la Virgen de las Angustias. Fue la viuda del caudillo, Carmen Polo, la que
entregó el simbólico presente a los responsables de la basílica una vez muerto Franco.

Las cuatro estrellas de cuatro puntas, la máxima y única condecoración de estas características existente en la historia de España (el Rey Juan Carlos I, jefe del Estado, tiene sólo tres estrellas) son, junto a las docenas de insignias de alférez y oficiales que fallecieron durante la guerra civil, los adornos que luce el traje de la Virgen.

Un mes de reverencias

La Academia de Alféreces de Granada regaló esta capa (que también tiene bordado un escudo preconstitucional) a la patrona de la ciudad al finalizar la contienda y los responsables de la basílica, desde entonces, visten a las Angustias con este manto todos los 31 de agosto. Durante cuatro semanas, los fieles rinden pleitesía a su patrona cuando ésta exhibe las estrellas y los nombres bordados de los hombres que murieron por España entre 1936 y 1939.

El último sábado de septiembre, un día antes de la procesión, la imagen vuelve a cambiarse de ropa y se engalana con el manto que el pueblo le regaló, a través de suscripción popular, en 1901 y la corona de 1913 fabricada con cerca de 700 piedras preciosas, que también se sufragó con donaciones.

Esta vestimenta la tapará sólo durante 24 horas. El lunes (este año el párroco ha decido por primera vez que sea hasta el miércoles), la Virgen vuelve a colocarse uno de los otros tres mantos que obran en poder de la Iglesia (el de la Cofradía, el de Isabel II y el de los Sederos). Y terminan los festejos.

Ley de memoria histórica

El jueves 21 de septiembre el Congreso debatirá el proyecto de ley de memoria histórica aprobado por el Consejo de Ministros el pasado mes de julio. La ley pretende, entre otros aspectos, la eliminación de los símbolos franquistas en los lugares públicos y la rehabilitación moral de las víctimas.

Mientras todo esto se discute en Madrid, la patrona de Granada presidirá su basílica luciendo un escudo con el águila preconstitucional y la mayor insignia militar de la historia de España: la que el propio Francisco Franco creó por y para él.