El presidente estadounidense, George W. Bush,  durante su visita al centro de mando del Servicio Guardacostas en Miami Beach, Florida. EFE/John Riley
El presidente George W. Bush durante su visita al centro de mando del Servicio Guardacostas en Miami Beach, Florida (John Riley / EFE) Efe

El primer ministro israelí, Ehud Olmert,ha dejado claro que no habrá alto el fuego con la milicia chií libanesa Hizbulá en los próximos días.

Israel "continuará luchando" contra la organización chií
"No hay alto el fuego y no habrá alto el fuego", declaró en una comparecencia de prensa difundida por medios de comunicación locales el lunes.

Olmert aseveró que Israel "continuará luchando" contra la organización chií, de la que dijo, "no podemos permitir que sigan fabricando más morteros ni más misiles".

Las declaraciones de Olmert llegan tras haber roto Israel el alto el fuego de 48 horas anunciado tras la masacre israelí en Qana.

Bush tampoco llama al alto el fuego

El presidente de EEUU, George W. Bush,ha reclanado a Irán y a Siria que dejen de apoyar a Hizbulá y mantuvo su negativa a presionar por un alto el fuego en Oriente Medio hasta que se den las condiciones para una paz duradera en la región.

"Irán debe poner fin a su apoyo financiero y a la provisión de armas a los grupos terroristas como Hizbulá, y Siria debe dejar de respaldar el terror y respetar la soberanía del Líbano", dijo Bush.

"Voy a presionar mucho para lograr una resolución del Consejo de Seguridad esta semana. Ya es hora", dijo Rice
En declaraciones desde el puerto de Miami, donde hoy se ha reunido con un grupo de empresarios cubano-estadounidenses, el presidente aseguró que EEUU, en colaboración con sus aliados, está decidido a poner fin a la crisis actual cuanto antes.

La forma de lograrlo, insistió, será a través una resolución de Naciones Unidas que garantice un alto el fuego sostenible y que permita que libaneses e israelíes puedan vivir en paz.

Visita de Rice

Ese es el objetivo de los intensos contactos diplomáticos que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, mantuvo durante el pasado fin de semana en su segunda visita a la zona desde que se inició la crisis entre Israel y la milicia chií libanesa Hizbulá, el pasado 12 de julio.

"Voy a presionar mucho para lograr una resolución del Consejo de Seguridad esta semana. Ya es hora", dijo Rice, en declaraciones a la prensa durante su viaje de regreso a la capital estadounidense.

La jefa de la diplomacia estadounidense, en unas declaraciones el domingo a la prensa internacional, se lamentó por la tragedia de Qana y afirmó que el alto el fuego "debe ser parte de un acuerdo global".

La ONU no se reúne

Su optimismo contrasta con la decisión de la ONU de aplazar de forma indefinida la reunión, prevista para lunes, en la que se iba a comenzar a analizar el envío de una fuerza multinacional al Líbano

Condena internacional

La muerte de más de 60 civiles, entre ellos 37 niños, tras el bombardeo israelí de un edificio en la ciudad libanesa de Qana, suscitó el domingo reacciones de protesta y condena en todo el mundo, desde una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU hasta la petición de Washington a Israel de que "tenga más cuidado", pasando por duras declaraciones de los gobiernos de España, Francia, China, Sudáfrica, México, Costa Rica, Marruecos, Venezuela y Jordania., entre otros.

Además, se ha convocado para el próximo jueves, en Malasia, una reunión urgente de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), que agrupa a 57 países, para "consensuar una postura unificada contra la agresión israelí al Líbano y los palestinos".

El papa católico Benedicto XVI, por su parte, pidió a "todos los responsables de la espiral de violencia" en Oriente Medio que dejen las armas, al tiempo que instó a gobernantes e instituciones internacionales a "no ahorrar esfuerzos" para lograr el "necesario" cese de las hostilidades.

Reacciones en todo el mundo

Israel, de seguro, está fracasando en los objetivos que se ha fijado en esta guerra

Entre las reacciones internacionales, el Gobierno español expresó su "más profunda consternación y condena" del bombardeo israelí, así como un llamamiento a un "inmediato alto el fuego".

El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, visitará el Líbano el próximo miércoles como muestra de "solidaridad" con el "pueblo y con el Gobierno libaneses", informó hoy a Efe un portavoz ministerial.

El desplazamiento de Moratinos coincide ese día, 2 de agosto, con el envío a la zona de ayuda humanitaria española.

El presidente de Francia, Jacques Chirac, ha deplorado el bombardeo de Qana: "Francia condena esta acción injustificable que muestra más que nunca la necesidad de llegar a un alto el fuego inmediato sin el que no pueden más que repetirse otros dramas", señaló Chirac en un comunicado.