El responsable del colectivo de gays y lesbianas del PP, Javier Gómez (i), y su pareja, Manuel Ródenas. (J.J. GUillén / Efe)
El responsable del colectivo de gays y lesbianas del PP, Javier Gómez (i), y su pareja, Manuel Ródenas. (J.J. GUillén / Efe) J.J. GUillén / Efe

Tras unir en matrimonio a Javier Gómez, militante del PP y activista de la causa gay y a Manuel Ródenas, abogado y responsable del programa de asesoramiento de Gays, Lesbianas y Transexuales de la Comunidad de Madrid, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha limitado a decir que el matrimonio ha transcurrido "como tienen que ir las bodas".

Desde el PSOE han visto "oportunismo y cinismo" en esta decisión del alcalde de Madrid.

Si fuera militante del PP  estaría escandalizado de la doble moral de los dirigentes del  partido

En concreto, el concejal socialista de Asuntos Sociales de Madrid Pedro  Zerolo opina que, si éste no pide a su  partido la retirada del recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Igualdad, que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo,  sería un ejercicio de "oportunismo, cinismo e hipocresía política". 

Para él, "llama la atención" el hecho de que el alcalde "apueste por una ley  en la que no cree", por lo que le acusa de buscar "una foto con gays  y lesbianas" y de no ser "valiente".

También criticó la "doble moral" de los dirigentes del Paritdo Popular, y aseguró que si fuera militante de este partido estaría "escandalizado" ya que, mientras "hace unos meses sus electores llamaban  a las bases del PP a salir a la calle en contra de la ley del  matrimonio homosexual, hoy la usan".

Presencia del PP en la boda

Así, la ex ministra de Sanidad y diputada del PP Celia Villalobos, presente en la ceremonia, destacó que la boda fue "muy especial y muy bonita", tras lo que señaló que le ha recordado a su "época de matrimonios" como alcaldesa de Málaga.

Mientras, el consejero de Sanidad y Consumo, Manuel Lamela, felicitó a la pareja por su matrimonio y afirmó que la ceremonia ha sido "entrañable para los novios".

Pero no todo ha sido alegría, sobre todo entre los colegas de partido de Javier Gómez, uno de los novios, aunque las críticas más duras han ido a parar al alcalde de Madrid.

El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, pidió a Gallardón, que sea "consecuente" con las "decisiones adoptadas por el partido en los últimos tiempos" y recordó que los populares defienden la regulación de las "uniones estables entre personas del mismo sexo" de forma "distinta" a los matrimonios, ya que la Constitución "no permite hablar" de tales uniones.

Elorriaga pidió "coherencia y solidaridad" a todos los integrantes del PP

Acto seguido, y tras ser preguntado por si dicha afirmación suponía tildar de "incoherente" a Gallardón, el secretario de comunicación de los populares sentenció: "Sin duda".

Las voces discordantes

Al mismo tiempo, el diputado del PP y secretario general del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Jorge Fernández Díaz, acusó este viernes de "desleal" al alcalde de Madrid.

A su juicio, este "desafío" del primer edil madrileño "debe tener consecuencias políticas".

Fernández Díaz recordó que el PP votó en el Parlamento en contra de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y también ha presentado un recurso de inconstitucionalidad, por lo que el alcalde "tiene la obligación de ser leal con su partido, sea o no católico".

El señor Ruiz-Gallardón, que es un dirigente destacado del Partido Popular, tiene que ser leal al partido

"El señor Ruiz-Gallardón, que es un dirigente destacado del Partido Popular, tiene que ser leal al partido, con independencia de que sea católico, mahometano o mormón. Ese es su problema, pero tiene la obligación de ser leal con su partido y acatar sus decisiones", enfatizó.

Lo que tiene que decir la Iglesia

Tras subrayar que una parte "muy importante" de los votantes del PP se definen como católicos, "como se ha puesto de manifiesto en la reciente visita de Benedicto XVI a España", el diputado señaló que un dirigente político debe procurar "atender las sensibilidades, sentimientos y convicciones mayoritarias de sus votantes".

El evento también le han granjeado a Gallardón duras críticas por parte de la Iglesia Católica (que ayer le recordó que los políticos católicos deben obedecer a los obispos) y de miembros de su partido.

De incoherencia ha hablado también el Foro de la Familia, que considera  que la boda ha sido  "un acto político de apoyo a una ley que el  Partido Popular ha rechazado y que considera inconstitucional".

El director gerente de esta asociación Rafael Lozano, quien cree que existe un rechazo por parte de la sociedad española hacia esta ley, se mostró convencido de que en un futuro "el  sentido común y la legalidad volverán a imponerse", mostrándose  confiado en que finalmente, esta ley "será derogada por la presión  social y por el apoyo del PP".

Respuesta del Alcalde

En declaraciones a Radio Nacional, Gallardón recordó ayer que comparte la opinión de su partido sobre el matrimonio homosexual, pero insistió en que la Ley debe ser respetada: "Un alcalde no puede no cumplir la ley", dijo Gallardón.

Lo cierto es que minutos antes de entrar a la Casa de la Panadería, los orgullosos novios habían elogiado la figura de Ruiz-Gallardón, que "siempre" ha estado apoyando la causa gay, y se acordaron de las personas que en España aún sufren por mostrar su homosexualidad.