En la primera jornada del juicio contra él (la fiscal pide 69 años; la acusación particular, 76), El Malaguita declaró que aquel día estaba drogado. Dijo que tuvo relaciones con la joven, pero «consentidas», y que la chica se desnudó «voluntariamente».

Según su versión, recogieron a Sandra haciendo autoestop y la llevaron a un descampado. Allí la chica, que «no se resistió», estuvo con R.S.G. (El Ramón), luego con él y por último con J.R.M (El Ramoncín).

Cuando se cometió el crimen, El Malaguita tenía 18 años, El Ramón y El Ramoncín 17 y El Rafita 14.

«Mientras Sandra se vestía, El Ramón se puso al volante con El Ramoncín de copiloto y la atropellaron muchas veces; Rafita y yo nos quedamos de piedra», dijo. Tras el atropello, que duró «un cuarto de hora», se peleó con El Ramón «por lo que hicieron».

Después, los procesados fueron a comprar gasolina «para quemar el coche, que habíamos robado». El Malaguita aseguró que tenía «mono de caballo» y que se fue a casa antes de que los otros quemaran el cuerpo de la muchacha, que aún estaba viva.

raptada, violada, y torturada

Según la fiscal, Sandra y un amigo, «ambos disminuidos psíquicos», fueron obligados a subir al coche. A él le dejaron marchar; a ella la violaron, atropellaron y quemaron viva.

Solar junto a la N-401, en Leganés

Fue donde el procesado y sus compinches llevaron a la joven, de 22 años. Un ca-mionero encontró el cuer-po calcinado en la mañana del 17 de mayo de 2003, horas después del crimen.

condenas de sólo 8 y 4 años

Cuando ocurrió todo, sólo ‘El Malaguita’ era mayor de edad. Con la Ley del Me-nor, los otros implicados han sido condenados a 8 (‘El Ramón’ y ‘El Ramoncín) y 4 años (‘El Rafita’).