Peñíscola
En la cumbre, el castillo construido por los templarios. Generalitat Valenciana

Una franja de arena, que en función de las mareas se veía periódicamente inundada, daba paso a una península rocosa y empinada. La imagen es bien conocida, desde Santoña (Cantabria) al monte Saint Michel (Normandía, Francia), y el uso militar-defensivo es una constante.

Peñíscola, en Castellón, es otra prueba más. Así lo reconocieron todas las civilizaciones que desde principios del primer milenio antes de Cristo se fueron asentando en la localidad.

La silueta de Peñíscola ya es inolvidable gracias a la película 'Calabuch'La silueta de Peñíscola ya es inolvidable gracias a Calabuch, la película de Luis García Berlanga rodada hace más de medio siglo.

En la cumbre, el castillo construido en el siglo XIV por los caballeros templarios sobre los restos de una alcazaba árabe tras la conquista critiana y cuya historia es inseparable de la del llamado Papa Luna, pontífice de Aviñón durante el Cisma de Occidente, cuando había dos papas simultáneamente.

Rodeándolo, las murallas de diferentes épocas con las tres puertas de acceso a sus estrechas calles medievales. En los muros se puede ver también el Museo del Mar, 'el Bufador' (una gran brecha abierta entre las rocas por la que se divisa el mar) y el Parque de Artillería.

Más allá de sus murallas, una recomendación que nos lleva a la naturaleza: recorrer en bici, a través de los itinerarios señalizados, el Parque Natural de la Sierra de Irta.

Algunas pistas

Dónde comer: restaurante El Caracol, Restaurante Simó, Casa Jaime
Dónde dormir: Luz de Azahar (apartamentos), hotel-spa Peñíscola Plaza Suites, Servigroup Papa Luna
Fiestas: fiestas partronales (del 7 al 18 de septiembre), fallas (puente de mayo) y festival internacional, de teatro, flamenco, de jazz (durante el verano).