Actores españoles y su altura.
Los actores españoles no son precisamente altos, excetuando a José Mª Pou. (20 MINUTOS) 20 MINUTOS

Aunque la altura de la mayoría de los actores españoles está entre 1,70 y 1,78 m, la historia del cine español ha deparado sorpresas como la del genial Pepe Isbert, actor madrileño que medía sólo 1,62 m.

Este icono nuestro, que protagonizó clásicos como ¡Bienvenido Mr. Marshall! (1953), La gran familia (1962) o El verdugo (1963), tiene como contrapunto a José María Pou, con su 1,96 m de altura.

Los más internacionales

Javier Bardem, con 1,85 m, es el más alto de nuestros actores más reconocidos internacionalmente. Entre sus últimos trabajos están Los fantasmas de Goya, junto con Natalie Portman, y Guerrilla, de Soderbergh, además, Martin Scorsese quiere ficharlo para Silence.

Antonio Banderas mide 10 cm menos que él (1,75 m), la misma altura de Jordi Mollà, a quien veremos pronto en The Golden Age –la segunda parte de Elizabeth, con Cate Blanchett–, entre otras coproducciones europeas.

Entre Francia y Hollywood

El lucense Luis Tosar (1,76 m) dará que hablar cuando, a finales de verano, se estrene la superproducción Corrupción en Miami, donde interpreta, en un breve papel, a un narcotraficante. Otro de los nombres más internacionales es el de Sergi López (1,73 m), un catalán habitual en el cine francés que ahora está en cartelera con Pintar o hacer el amor.

Los más altos

Entre los actores más solicitados del momento destacan por su gran altura el especialista en comedias Guillermo Toledo (1,84 m), el polifacético Carmelo Gómez (1,83 m), el guapo Eduardo Noriega (1,80 m) e Imanol Arias (1,79 m), siempre a caballo entre el cine y la tele.

Uno de nuestros actores más emblemáticos en España, Paco Rabal, medía 1,80 m.

En la media

La mayoría de los actores españoles tienen una estatura mediana. Unos ejemplos: Fele Martínez, Antonio Resines, Juanjo Puigcorbé o Unax Ugalde (1,78 m); Fernando Guillén (1,75 m); José Sacristán y Juan Diego (1,74 m); José Sancho y Juan Echanove (1,71 m) o el incasable Santiago Segura (1,70 m), que está negociando un remake estadounidense de Torrente. Algo más bajitos son Jorge Sanz (1,68) y Eduard Fernández (1,66 m).

Desde México y Argentina

En la media están tres actores argentinos. El más alto es Juan Diego Botto (1,80 m), residente en Madrid desde su infancia y al que pronto veremos en Bordertown, con Antonio Banderas; Leonardo Sabaraglia (1,78 m), que tiene pendiente de estreno Salvador, con Leonor Watling e Ingrid Rubio; y Ernesto Alterio (1,77 m), cuyo último trabajo ha sido Vientos de agua.

El mexicano Gael García Bernal es algo más bajito (1,70 m) y este año estrenará La ciencia del sueño y Babel.