Una imagen del vídeo grabado por ETA para difundir su comunicado de 'alto el fuego' (Reuters)
Vídeo grabado por ETA para difundir el 'alto el fuego' (Reuters) Reuters

Alfredo Pérez Rubalcaba aseguró el lunes que cuando comiencen las negociaciones con ETA informará a los grupos parlamentarios de su contenido y calculó que ese encuentro en el Parlamento se producirá a finales de septiembre.

En rueda de prensa en Rabat,  Rubalcaba rechazó con esas palabras la información publicada por el diario 'Gara' , según la cual, ya en febrero, el Gobierno y ETA llegaron a un acuerdo que implicaba diversos compromisos y garantías por ambas partes.

Antes, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega insitió en que el Gobierno no pagaría ningún precio político en la negociación con ETA.

El Gara es un panfleto que nos tiene acostumbrados a la desinformación

También el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, desmintió "por completo" esta información y se refirió al Gara como "panfleto que nos tiene acostumbrados a la desinformación".

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, señaló que nunca "puede haber un acuerdo político de un Gobierno democrático con una banda terrorista".

"Un acuerdo con compromisos"

El diario GARA -que cita a fuentes conocedoras del proceso- publicaba hoy que el Gobierno y ETA habían alcanzado un acuerdo el pasado mes de febrero que contemplaría compromisos y garantías por ambas partes.

Su contenido: el Ejecutivo no realizaría detenciones y respetaría las decisiones que adoptaran libremente los ciudadanos del País Vasco y Navarra.

Pero. ¿A qué se habría comprometido ETA?

  • A no llevar a cabo acciones contra personas ni bienes.
  • A no llevar a cabo acciones de abastecimiento de armas ni explosivos.

Estos compromisos se encontrarían detrás del alto el fuego permanente que la banda terrorista ETA declaró el pasado 22 de marzo.

Ha habido detenciones

No obstante, desde que se declarara la tregua se han producido al menos 35 detenciones por parte de todos los cuerpos policiales.

De igual manera, el Ejecutivo se habría comprometido -siempre según GARA- a que la izquierda abertzale pudiera "desarrollar la vida política en igualdad de condiciones al resto de las fuerzas políticas y sociales".

Sin embargo, desde el pasado 22 de marzo ha habido un "goteo de prohibiciones judiciales o policiales, a veces con el aval de la Fiscalía", aunque señala como "paso significativo" la reunión pública entre el PSE y Batasuna.