El fuerte viento dificultó las labores de extinción, pero al cierre de esta edición el fuego, que quemó 40 hectáreas, ya estaba controlado.