Encontrar piso puede ser una pesadilla para muchos estudiantes. Tanto, que la Universidad de Málaga (UMA) le echa cada año un cable a aquellos que se agobian mirando los anuncios en tiras que cuelgan de farolas, paradas de autobús y tablones de anuncios de las facultades. Julio es temporada alta.

El servicio gratuito de alojamiento de la UMA dispone de una base de datos con más de 600 viviendas listas para ser alquiladas. Las más económicas se ubican en las zonas de Carretera de Cádiz y Ciudad Jardín (de 450 a 550 euros), aunque la primera está mejor comunicada con el campus principal gracias a la línea 22 del autobús urbano.

Con muebles y sin tele

Los propietarios especifican, por ejemplo, si tienen muebles, electrodomésticos o si quieren que sean arrendados por chicos o chicas, españoles o extranjeros. La mayoría tiene 3 ó 4 dormitorios, se ofertan amueblados y con lavadora, pero sin televisor ni línea telefónica. Eso sí, el casero se compromete a pagar el recibo de la comunidad.

En el lado opuesto se encuentran los inmuebles de Teatinos. Aquí, los bloques son nuevos, con piscina, pista de tenis e incluso parking. Pese a que son las zonas más caras, el centro histórico, El Ejido y Teatinos concentran la mayor demanda por parte de los estudiantes. Más información en www.uma.es o en el teléfono 952 132 562.

Alojamiento con ancianos

Hay más demanda que oferta. Unos 40 universitarios han querido alojarse con personas mayores en el curso que ahora acaba; sólo doce lo consiguieron. Desde la Universidad explican que muchos mayores son reticentes a meter a desconocidos en casa, a pesar de que la UMA les paga 100 euros mensuales y los estudiantes se comprometen, por ejemplo, a hacerles compañía, a ir al médico con ellos o hacer pequeñas reparaciones domésticas.