Se trata de la segunda sentencia judicial tras el siniestro, después de que el procedimiento penal fuese archivado y se presentase la demanda civil. La nave se estrelló en las proximidades del aeropuerto de Málaga procedente de Melilla, después de que se le pararan los dos motores.