A partir del curso que viene los institutos aragoneses podrán ofrecer actividades de ocio y tiempo libre, gracias al nuevo programa de Apertura de Centros de Secundaria de la DGA.

El objetivo es «brindar alternativas reales al ocio consumista que se impone entre los jóvenes», explicó Teresa Paniello, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres, Fapar. A diferencia de las actividades extraescolares, en las que prima el carácter formativo, los proyectos tendrán carácter lúdico y estarán coordinados por animadores socioculturales, que serán el enlace entre profesores y alumnos.

Las administraciones locales colaborarán con los proyectos. A esta medida se podrán acoger todos los institutos de la comunidad, excepto los de la ciudad de Zaragoza, puesto que aquí ya funciona el programa de integración de espacios escolares (PIEE), promovido por el Ayuntamiento.