Sometido a la prueba de alcoholemia arrojó una altísima tasa de 0,895 y 1,01 mg/l. La Policía desconoce el punto exacto en que se incorporó a la autopista y el tiempo que estuvo conduciendo como kamikaze.