Nuevo Ford B-MAX en Ginebra
Se pueden abatir los asientos o facilitar el acceso a personas con movilidad reducida. EFE

El B-MAX ha sido uno de los ejes fundamentales de Ford en el Salón de Ginebra. Este modelo es el monovolumen más pequeño de la gama Ford y cuenta con una peculiaridad importante: se ha prescindido del pilar B dejando un gran acceso al habitáculo que resulta tan cómodo como práctico.

Su precio de salida estará incluso por debajo de los 15.000 euros y empezará a comercializarse en España en el mes de septiembre.

La base que han tomado para crear este nuevo modelo no es otra que la del Ford Fiesta, de ahí que su longitud sea apenas once centímetros mayor que la de éste, y apenas supere los cuatro metros (exactamente 4,06).

Cinco pasajeros

Con capacidad para cinco pasajeros, el esfuerzo principal de los diseñadores ha sido el de conferir un poco más de espacio para sus ocupantes y ha dado a su carrocería once centímetros más en altura que en el Fiesta.

Empezará a comercializarse en España en el mes de septiembrePero además de espacio, el B-MAX es especialmente interesante para aquellos que necesiten un acceso al vehículo realmente cómodo, ya que se ha prescindido del pilar B reforzando la estructura de los marcos de las puertas (fabricadas en acero de alta resistencia) para evitar perder rigidez en la carrocería.

Según Ford, estos refuerzos garantizan la misma seguridad que la columna central. Los cinturones de seguridad, por otra parte, se han tenido que incorporar a los propios asientos.

Un acceso de hasta 1,5 metros

En el B-MAX, las puertas delanteras tienen un sistema de apertura convencional mientras que las traseras se abren de forma lateral y llegan justo hasta el final de la carrocería.

Con las puertas completamente abiertas se alcanza un espacio de 1,5 metros, lo cual es interesante para cargar el vehículo, abatir los asientos o facilitar el acceso a personas con movilidad reducida.

Los creadores de este monovolumen aseguran que al abatir los asientos traseros y el del conductor queda una superficie totalmente plana donde se pueden alojar objetos de hasta 2,35 metros de longitud.

1.0 Ecoboost, motor estrella

Habrá numerosas posibilidades a la hora de elegir motor para el B-MAX, aunque sin duda la más interesante de las que se han confirmado sería el 1.0 Ecoboost, un propulsor de tres cilindros de 100 o 120 cv dotado de inyección directa y un turbocompresor al que se le añadirían medidas para el ahorro de combustible, como un sistema Start/Stop o la recomendación del cambio de marchas, entre otras cosas.

No obstante, Ford equipará al B-MAX con otros motores diesel (1.5 de TDCi de 75 cv y 1.6 TDCi de 95 cv) así como los propulsores de gasolina 1.4 de 90 cv o el 1.6 de 105 cv.

A golpe de voz

Además de esto, el B-MAX será el primer coche de Ford en equipar el SYNC, un sistema de conectividad propio de la marca con el que se pueden realizar todas las funciones a través de comandos por voz.

Así, el sistema puede leer mensajes del teléfono móvil, acceder a la lista de música de nuestro dispositivo portátil o activar la llamada a los servicios de emergencia de forma automática.

Este equipamiento será de serie en el modelo de acceso, así como el control de estabilidad, asistente de arranque en pendientes, airbags laterales y de cortina o el control de reparto de par Ford Vectoring Control.