David del Olmo recibirá 30.000 euros de indemnización por acoso laboral, que le tendrán que abonar su antigua directora general o la empresa en la que trabajaba, según la primera sentencia que se ha dictado en España obligando al acosador a pagar a la víctima.

David sufrió durante tres años humillaciones de la directora general de su antigua empresa hasta ser despedido en abril de 2005, pero consciente de que se había vulnerado «su derecho a la integridad moral» denunció a la compañía y a su jefa por mobbing y por despido.

La sentencia dice la jefa "tenía una actitud de hostigamiento, machacándole y puteándole para ver ver si así se lo quitaba de en medio" 

El Juzgado de lo Social nº 29 de Madrid dictó el 30 de septiembre de 2005 una condena solidaria, es decir, obligando bien a la empresa o bien a la acosadora a indemnizarle con 30.000 euros.

La acosadora «vino manteniendo con el afectado una actitud de hostigamiento, gritándole con asiduidad, mofándose de él con imitación de algunos de sus gestos, machacándole y puteándole para ver si así se lo quitaba de en medio», reza la sentencia.

Dicha sentencia fue recurrida por los inculpados, pero la Sección Primera de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimó el recurso de suplicación interpuesto.

David del Olmo y su abogado, Jesús Tierno, aún esperan la resolución del despido, pero han conseguido mucho: ganar la primera sentencia que obliga al acosador laboral a pagar a la
víctima.

Acosador y víctima

Iñaki Piñuel, psicólogo y experto en ‘mobbing’, explica cuáles son las claves del mobbing:

-El acosador busca perjudicar a la víctima, en muchos casos, por rivalidad y envidia.

-Si un director o jefe se convierte en acosador es porque quiere mantener a sus subordinados a raya.

-Los acosadores suelen ser personas mediocres, no saben realizar bien su trabajo y están a la defensiva frente a los profesionales que si están valorados.

-También puede existir acoso entre compañeros motivado por la competitividad y por el complejo de no ser lo suficientemente válido.

-El acosado destaca por ser una persona eficaz , honrada y algo ingenua.

-Las víctimas suelen ser individuos que se resisten al chantaje y al servilismo, es decir, que se rebelan contra aquellos que los tratan como a súbditos feudales.

-El perfil de la víctima es el de alguien que destaca por estar entre los mejores tanto humana como profesionalmente, aunque los acosadores manipulan la realidad para que el resto de compañeros los vean como malvados, torpes e incluso desequilibrados mentales.

Indicio de ‘mobbing’

Comunicación: Se impide a la víctima expresarse, se le interrumpe cuando habla y se le asigna un puesto que le aísla de sus compañeros.

Ridiculización: Ataques verbales, amenazas, burlas, críticas hacia la vida privada, imitaciones, y atribuciones al acosado de ser un enfermo mental.

Tareas humillantes: No asignación de trabajo alguno, obligación de realizar labores humillantes y cargar a la víctima con múltiples tareas.

Agresión: Asalto sexual, se ocasionan desperfectos en el lugar de trabajo o domicilio y se le golpea en el cuerpo.

Desprestigio: Se hacen correr cotilleos y rumores orquestados por el acosador sobre la víctima.