Escribir a mano
Una persona que escribe a mano. ARCHIVO

Tan importante como la gimnasia para el cuerpo es la gimnasia para nuestro cerebro. La actividad intelectual parece mantener el cerebro activo y en forma. Hasta el punto de que las personas que hacen durante toda su vida actividades estimulantes, como la lectura, la escritura o los juegos tienen menos niveles de una proteína vinculada con el Mal de Alzheimer.

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente a los adultos de edad avanzada. Su principal síntoma es la pérdida de memoria que degenera en demencia.

Placas seniles en el cerebro

Los escáneres cerebrales han revelado que aquellos que han realizado este tipo de actividad tienen niveles reducidos de la proteína beta-amiloide, que forman las placas seniles en el cerebro de los pacientes de alzhéimer.

Es la primera vez que la actividad cognitiva se relaciona con la acumulación de amiloideLas placas seniles son las que se forman debido a la acumulación de proteínas beta-amiloide, que se concentran formando unos cúmulos u ovillos impenetrables que afectan a la transmisión entre las células nerviosas del cerebro.

Los investigadores pidieron a 65 adultos sanos, cognitivamente normales mayores de 60 años, que indicaran la frecuencia con la que participaron en actividades mentales como leer libros o periódicos, escribir cartas o correo electrónico. Los participantes tomaron parte en un conjunto de pruebas neuropsicológicas y se sometieron a escáneres cerebrales.

Según los investigadores del Instituto de Neurociencia de la Universidad de California, "es la primera vez que el nivel de actividad cognitiva se relaciona con la acumulación de amiloide en el cerebro".

Efecto 'modificador' de la enfermedad

Aunque trabajos previos ya habían sugerido que realizar actividades mentales para estimular el cerebro podrían contribuir a evitar el alzhéimer en la edad adulta, este nuevo estudio –publicado en Archives of Neurology– identifica el factor biológico, lo que puede ayudar a diseñar nuevas estrategias en los tratamientos.

El compromiso cognitivo a lo largo de la vida afecta al cerebro"Estos resultados apuntan a una nueva forma de pensar acerca de cómo el compromiso cognitivo a lo largo de la vida afecta al cerebro", explica William Jagust, uno de los investigadores principales del estudio.

Según los científicos, las actividades de estimulación del cerebro pueden afectar a un proceso patológico primario de la enfermedad. Esto indicaría que la terapia cognitiva podría tener un importante efecto 'modificador' de la enfermedad si se aplican los beneficios del tratamiento con suficiente antelación, antes de que aparezcan los síntomas.