la cara y la cruz de la vida de lola
Indiferencia, de Daniel Martín Aranda. Foto
Vendiendo jazmines, arreglando papeles, pero sobre todo en su casa, en su hogar, bajo su humilde techo. La arquitecta italiana Stefania Scamardi ha fotografiado las luces y las sombras, la cara y la cruz de la vida de Lola Rubio Montes, una gitana de Polígono Sur, y ahora lo expone en Todo es de color, a pesar de las sombras. Tiene 43 años, lleva 18 vendiendo flores y desde septiembre de 2003 lucha por un techo digno. Su casa prefabricada de Las Letanías se quemó. «Lo perdí todo. Me he sentido muy sola burocráticamente. Stefania ha sacado lo bello, el calor de una casa en ruinas. El cuarto de baño se me cae, tengo medio techo rajado y plásticos en las ventanas», comenta Lola, quien reclama a las autoridades una solución.

* Sala Guadalquivir. Bajos paseo Marqués de Contadero. De lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y 17.30 a 22.00 h. Hasta el 14 de junio. Gratis.

«La alegría existe en la humildad»

Algunos de los artistas más interesantes del panorama andaluz han colaborado en esta muestra-protesta. La exposición «ayuda a romper estereotipos» sobre el barrio más marginal de Sevilla, al mismo tiempo que es una denuncia a la «lentitud burocrática», dice Stefania, a quien Lola le ha enseñado que la alegría existe en condiciones humildes.