Juntos y muy revueltos
«Es una parte de la relación y los celos no tienen lugar», dice un organizador de orgías. Jorge París
Suena a reto. Suena a decirles a los antiguos oficiales de tormento de la Inquisición: hasta aquí llegó vuestro legado.

Colectivizar las orgías, para todos los públicos. Bueno..., sólo para mayorcitos de 18 años. ¡Perdona, oh Disney, tanta insensatez!

Y éste sería su anuncio: se buscan personas con inquietudes, abiertas, curiosas, dispuestas a escurrir el pudor.

Se busca respeto y sensibilidad para entender el significado de un no, un sí, un ahhh o un ummm...

Se busca para montar una orgía pública (no en la calle, ¿eh?: antidisturbios, guarden sus porras).

Es un experimento. Esperamos gente ajena al rollo liberal, parejas curiosas, con ganas de conocer otros mundos y divertirse 

Este mes las orgías salen del armario en Madrid. Huyen de la opacidad del local liberal, o de las mecas del ‘rollo’ como el Cap d’Age nudista en Francia o los chalés de la Moraleja con falos y vaginas vip.

Una de ellas tendría que haberse celebrado mañana en un local de intercambio de parejas cercano al Manzanares y, en principio, ha sido aplazada al día 17.

La organiza Follartour, que anuncia un espectáculo en el que habrá cámaras y cobrará a toca teja.

La otra, el día 24 en Lavapiés (Madrid), en el festival Magno Pornolab 2006: abierta, con aspiración de experimentación social y revolución mental.

La orgía no es nada nuevo. Tan antigua como el hombre: «están locos estos romanos». Sí, sí..., Obelix, locos por el sexo.

Detalle de una orgía. Foto: Jorge París«¡Evohé, te la jinqué!», gritaban en sus bacanales. Tampoco hay que buscarle un trasfondo filosófico (¿Cicerón pasaba de orgías?): «es absurdo definirlo, es algo natural follar en grupo, dinámico, simplemente se descubre...», explica Miguel Riera, de 48 años, industrial curtido en el mundo liberal y conductor de una cita muy especial: un taller de iniciación a orgías, totalmente gratuito, que tendrá lugar en el Pornolab.

«No voy a contar los secretos del taller del Pornolab...» del día 24, explica Miguel Riera.

Habrá que ser seducido por la curiosidad, por la inquietud latente.

Nos divierte a los dos, nos da mayor sinceridad y los celos no tienen lugar 

«Habrá sexo para todos, pero no tiene que ver con el porno», dice Manuel Destars, organizador de la cita de Follartour prevista ahora para el día 17. El eslogan: «Trae a tu novio, nos lo follaremos»... si paga, claro.

Miguel lleva 20 años metido en el juego orgiástico y mostrará sus placeres en Pornolab.

Tiene mujer y una niña de dos años. Nada sórdido. Nada que ver con los reportajes mórbidos de televisión.

Reivindican un sexo natural, muy divertido. «Supongo que con los años la gente entenderá mejor estas cosas», cuenta su pareja, de 34 años, que lleva ocho en esto. «Es algo que se vive en pareja, que nos divierte a los dos, una parte más de la relación, nos da mayor sinceridad y los celos no tienen lugar».

Han viajado por medio mundo: orgía tras orgía, desde las que organiza Feverparties.com en el Reino Unido a los locales del Cap d’Age que logran unir a más de 1.000 personas. «Todos hemos jugado en nuestra infancia a pasarse los hielos», dice Miguel. Ya de adultos, es eso... seguir el juego. Juntos, y muy revueltos. ¿Te apetece jugar?

 

CÓMO Y DÓNDE

Follartour

Orgía de pago: Ha sido aplazada por la organización para, en principio, el día 17.

¿Cómo participar?:

Precio:  parejas, 20 €; chicos, 35; chicas, gratis. Barra libre. Para comprar entradas: enviar un SMS al 7477 con el texto sextourentrada (0,90 €). Informan en: http://www.reydelespacio.com..

Pornolab

Certamen pornorevolucionario: Los días 16, 17,18 y 23, 24 y 25 de junio el espacio Out Limits de Lavapiés (Esquadra, 11. Madrid-Centro) acoge la nueva locura de www.pornolab.org. El programa, en su web. Gratis.

De todo y más: Talleres participativos y de experimentación social: guiones guarros para principiantes, robótica erótica, pornotopías, taller de ingles brasileñas, penegramas, trimonios, doble clic (para mejorar la técnica de felación), porno étnico, orgías...

 

 Blog de Los reporteros