Vaginismo, un problema con solución física y emocional

  • La imposibilidad de realizar el acto sexual a causa de la contracción involuntaria de los músculos de la vagina afecta a un 12% de las españolas.
  • La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas.
  • El vaginismo se debe tratar tanto física como emocionalmente.
  • La mujer puede practicar ejercicios pélvicos y utilizar dilatadores.
Los dilatadores combinan piezas de diferente tamaño y permiten practicar ejercicios de manera gradual.
Los dilatadores combinan piezas de diferente tamaño y permiten practicar ejercicios de manera gradual.
La Maleta Roja

El vaginismo afecta a un 12% de las mujeres españolas, según datos de la Sociedad Española de Medicina General. Se trata de la imposibilidad de realizar el acto sexual a causa de la contracción involuntaria de los músculos de la vagina.

La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas y su origen puede estar en alguna experiencia traumática, abusos sexuales, miedo a una enfermedad de transmisión sexual o al embarazo. Pero también hay causas físicas como infecciones vaginales, traumas durante el parto o secuelas tras una cirugía ginecológica.

La dilatación como remedio

Existen dos tipos de vaginismo:

  • Primario
    Se da cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales o lograr algún tipo de penetración.
  • Secundario
    Sucede en una mujer que ha sido capaz de lograr la penetración vaginal normalmente, pero que repentinamente se siente incapaz de ello.

En todos los casos, el vaginismo se debe tratar tanto física como emocionalmente. En los casos en que se ha utilizado la dilatación (insensibilización sistemática) la tasa de éxito del tratamiento supera el 90%.

Dando por sentado que lo adecuado siempre es acudir al especialista, la mujer que sufre vaginismo puede practicar en casa los ejercicios pélvicos apropiados.

Además, puede utilizar dilatadores vaginales. Los dilatadores, además de para mujeres que sufren problemas de vaginismo, también son útiles para mujeres con dispaurencia (relaciones sexuales dolorosas), que hayan dado a luz recientemente o se han sometido a operaciones ginecológicas.

Los dilatadores combina piezas de diferente tamaño y permiten practicar ejercicios de manera gradual, mientras se recupera la flexibilidad vaginal. El resultado puede ser una respuesta correcta a la penetración sin sufrir ninguna molestia.

Vaginismo y otros trastornos

Según la Sociedad Española de Medicina General, la inapetencia sexual o falta de deseo es el primer problema sexual en las mujeres, con una prevalencia que oscila entre el 30 y el 50% de la población.

Le siguen el vaginismo que, como ya dijimos, afecta al 12% de las mujeres y la dispareunia (dolor durante la penetración), también al 12%. La anorgasmia (ausencia o insuficiencia de orgasmo sexual), afecta del 10 al 40% de las españolas, en función de la franja de edad estudiada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento