La decisión de la ICANN, que se ha retrasado en numerosas ocasiones debido a lo delicado del asunto, finalmente ha sido rechazar la propuesta del dominio '.xxx'.

Según la ICANN, la "marcha atrás" de esta iniciativa no tiene nada que ver con motivos políticos.

El asunto ha generado una gran polémica desde que se propuso la creación del dominio '.xxx'.

Los grupos a favor de esta medida argumentan que, de este modo, sería más fácil localizar, y también evitar, la pornografía online.

En cambio, los detractores de la idea dicen que con ese dominio se estaría legitimando la pornografía. Tampoco se mostraba conforme la industria pornográfica, que temía una mayor intervención estatal en sus actividades en Internet.