Prohibido llamarse Julieta
Alicia y Paco posan orgullosos con la pequeña Julieta. F. M.
El juez del Registro Civil de Murcia no les permite inscribirla con el nombre de Julieta, que eligieron por su sonoridad y romanticismo.

Cuando Paco Vico y Alicia Martínez fueron a inscribirla, les dijeron que debía ser el juez quien decidiera si el nombre era apto o no. Presentaron un escrito argumentando su decisión y el magistrado-juez del Registro les ha contestado que es «inadmisible» imponerle a la niña ese nombre, «por cuanto Julieta constituye un diminutivo o variante familiar y coloquial del femenino Julia». Curiosamente, el Registro sí acepta como nombre Julita.

En sus indagaciones, Paco y Alicia han descubierto que hay una Santa Julieta; que tiene ermitas dedicadas en Teruel y Navarra; que en Iberoamérica es muy común (como la cantante mexicana Julieta Venegas) y que, incluso, una circular de 1980 de la Dirección General de Registros, indica que «son admisibles nombres de personajes históricos, mitológicos, legendarios o artísticos». Pero parece que el juez no ha leído a Shakespeare.
Pero Paco y Alicia no se dan aún por vencidos. Se han puesto en contacto con otros registros y les dicen que sí podrían registrarla. Han recurrido a Madrid, pero la respuesta puede tardar uno o dos años y se han visto obligados a inscribirla, por ahora, con el nombre de Julia. Pero para ellos seguirá siendo Julieta.