Sin embargo, afirma que los actos realizados (la propia ampliación de la gradería) carecen de cobertura legal y abre la posibilidad de iniciar un proceso independiente (tanto administrativo como legal) para subsanar esta situación; es decir, derribarla. Esquerra Unida exigirá en el próximo pleno poner en marcha este proceso.