No se descarta que se trate de un posible caso de violencia doméstica. El cuerpo sin vida de la mujer presentaba heridas punzantes, había sido rociado con gasolina y le habían prendido fuego. La mujer además estaba embarazada de cuatro meses y se sabía que se iba a casar próximamente.