Voip
Voip Eneko

Los precios de cualquier llamada que no fuese estrictamente local (una 'conferencia') eran desorbitados, así que las conversaciones telefónicas se medían con cuentagotas.

Hoy hablar gratis por teléfono es perfectamente normal. El milagro se llama Voz sobre IP (VoIP, o telefonía Internet), y consiste en usar la Red para algo nuevo muy antiguo: llevar conversaciones. Pero baratas. De hecho si trabajas en una empresa de mediano a gran tamaño con más de tres sucursales es probable que lleve años usando sin saberlo la receta mágica.

Muchas compañías conectan desde hace tiempo sus sucursales a través de la misma red que conecta sus ordenadores, porque el coste de meter la voz por el mismo cable que los datos es mínimo. Las propias telefónicas usan la tecnología cada vez más dentro de sus redes, para abaratar costes.

Puedes juzgar tú mismo: una conversación telefónica de calidad alta ocupa, en términos de datos, apenas 64 Kbps, silencios incluidos; una minucia en una conexión de ADSL doméstico de 512 Kbps.

La voz, antaño emperadora de la telefonía, es hoy una nota a pie de página. Tan bajo es el coste real, que la telefonía IP es en la práctica gratis si dispones de conexión a Internet. Y antes de pensar que claro, eso ya es un elevado coste fijo, piense en las llamadas que haría a coste cero, y a dónde.

Porque las posibilidades, en especial si tienes intereses en el extranjero, son interesantes. Gratis está muy bien, aunque suele limitarse a llamadas de ordenador a ordenador. Pero hay muchas operadoras que le ofrecen llamadas IP desde su teléfono y hasta cualquier teléfono del mundo, fijo o móvil, por precios irrisorios. Todo ello sin pérdida de calidad: los últimos sistemas de telefonía IP ofrecen sonido comparable al de cualquier telefónica convencional.

Además, las telefónicas IP no están sujetas a las estrictas regulaciones que atenazan a las telefónicas convencionales (y les impiden abusar de sus clientes), ni a los complejos procesos de innovación de las burocracias internacionales de las telecomunicaciones. Son así mucho más ágiles, y cualquier avance futuro puede ser incorporado sin problemas, porque todo funciona con software: no hay que cambiar bobinas jamás.

Problemas, también.Por supuesto el paraíso en la Tierra no existe: la telefonía IP no está exenta de 'peros'. Para empezar se está forzando a la Red a hacer algo que no está diseñada para hacer, que es llevar información de un lado al otro muy deprisa, manteniendo la continuidad y por un orden específico: justo los principios básicos que abandonó Internet hace mucho.

Recordemos que en la Red la información se trocea y cada pedazo viaja por una ruta diferente hasta llegar a destino, en cualquier orden. Eso no sirve para una conversación.

Además, la VoIP puede tener problemas con los faxes y otras máquinas que utilizan líneas telefónicas, como algunas alarmas o descodificadores de TV. La voz puede también tener problemas al atravesar 'cortafuegos' y otras protecciones de red. Todo lo cual no impide que la telefonía por Internet se extienda como la pólvora, porque ¿quién se resiste a hablar gratis?

VOLVER: al especial Internet en 20 días