El primer ministro italiano ha vuelto a sembrar la polémica, tras asegurar el lunes que «en la China comunista se cocía a los bebés para fabricar fertilizante».El Gobierno chino expresó ayer su «insatisfacción» por las palabras pronunciadas por Il Cavaliere, que fueron calificadas  de «sin fundamento”.

La palabras de Berlusconi se basaban, al parecer, en una obra llamada El Libro negro del comunismo. El líder italiano se excusó ayer  alegando que se trataba de sólo de una «broma documentada, basada en un hecho históricamente incontrovertible».

Otras perlas de Silvio

«Y luego dicen que la RAI está controlada por mí»: El 12 de marzo dejó plantada a una periodista de la cadena pública italiana, a la que acusó de ser «demasiado violenta con él» en el programa.

«Prometo que mantendré la abstinencia sexual hasta el 9 de abril»: A finales de enero prometió  a un tele predicador que no tendría relaciones  hasta las elecciones.